El deporte nos permitió impulsar nuevos referentes positivos en el barrio. El nuevo desafío: transformar el espacio público del barrio junto a los vecinos y vecinas. Además, buscamos activar la calle con juego y acompañantes. Nacieron los equipos de urbanismo comunitario y acompañamiento humano.