Alto Perú siempre fue colorido y festivo. Un día, mientras algunos amigos decoraban con murales casas abandonadas y la música de los moto taxis acompañaba a los jóvenes que se tiraban en skate las bajadas del barrio, surge la idea de hacer un festival cultural en el barrio. Unos meses después, celebramos el Primer Festival Alto Perú, un día para celebrar la identidad del barrio y empezar a conectarlo con la ciudad.