Luego de tres años y un festival, el arte ya era parte de la comunidad. Llegaron distintos amigos y amigas artistas, plasmaron su creatividad en las paredes del barrio y conocieron la riqueza de Alto Perú. Los vecinos y los artistas congeniaron rápidamente en una amistad que perdura hoy en día.